¿Alguna vez has escuchado a una persona diciendo que no vale la pena gastar una fortuna en unas gafas de sol porque casi no las usa o porque solo las quiere para un paseo?

Bueno, la mala noticia de todo esto es que comprar unas gafas de sol solo para salir bien en las fotos y verse ‘con estilo’ es lo que menos te debería importar en el momento de buscar proteger tus ojos del sol.

El mercado está inundado de modelos baratos (bien baratos) que no cumplen la función más importantes de unos lentes de sol. ¿Sabías que los ojos son 20 veces más sensibles a las radiaciones solares que el resto de la piel? La única forma en la que se protegen es dilatando o contrayendo la pupila para regular la cantidad de luz que les entra, pero esto no es suficiente.
 
 
 

Este breve artículo te dará unos consejos que debes tener en cuenta en el momento de elegir tus gafas de sol:

  1. Lo más importante es el filtro UV. A decir verdad, los rayos ultravioleta son inviables a la vista pero son los que más daño le hacen a la vista cuando nos exponemos al sol. Cuando se compra un par de gafas de sol que tengas lentes oscuros, únicamente se va a reducir la cantidad de luz que entra a los ojos pero no los rayos ultravioleta. Es mucho peor llevar puedas gafas de sol sin filtro UV que no llevar nada, pues, al menos sin un cristal oscuro de por medio, los ojos ‘cierran’ sus pupilas de forma natural para disminuir la cantidad de luz que entra al ojo y, por lo tanto, los rayos UV. Asegúrate que el filtro de tus gafas tenga una categoría 4.
  2. Ten en cuenta las condiciones para las cuales vas a utilizar tus gafas. Si bien todas deben tener un filtro contra rayos ultravioleta, hay gafas de sol para usos específicos. Por ejemplo: Unas gafas con un lente polarizado elimina la luz reflejada y va a evitar el deslumbramiento de intentos rayos de sol.
  3. El color del lente también influye:
    • El verde produce poca alteración de los colores y es especialmente adecuado para la práctica de deportes náuticos; es una buena opción para los hipermétropes. Este color tiende a ser más utilizado en la ciudad.
    • El marrón mejora el contraste y reduce el cansancio así como el deslumbramiento. Es una buena elección para miopes.
    • Finalmente, el gris es el más neutro y es el que menos afecta la percepción de los colores naturales. Es el ideal para la conducción.
    • También existen los lentes espejo que reflejan parte de la luz, impidiendo que llegue al ojo. Esto se recomienda, más que todo, para deportes extremos.
  4. Compra tus gafas en un establecimiento autorizado. Los vendedores de la calle se han vuelto expertos en convencer al cliente diciéndole que las gafas cuentan con el filtro apropiado, además de tener todos los sellos de calidad. Para evitar estos dolores de cabeza, es mejor que vayas a un establecimiento autorizado en el momento de hacer tu compra.
  5. Por último, adapta tus gafas de sol a tus necesidades especiales. Si vas a cualquier óptica especializada, puedes pedir que las hagan con tu fórmula médica para que las puedas utilizar sin problema alguno. También ten en cuenta en tamaño y la forma de tu cara, para que encuentras la forma de gafas ideales para ti.
 
Recuerda, las gafas de sol no son solo un lindo accesorio; cumplen una función vital para el cuidado de tus ojos y la prevención de enfermedades a largo plazo.