• icon .
  • icon .
  • icon .
  • icon .
  • icon .

 

 

Sí, ya tienes más de cuarenta. Posiblemente, ya te habrán hecho un par de bromas porque tienes que alejar lo que vas a leer porque tus ojos, sencillamente, ya no enfocan tan bien como antes. Es mejor buscar una solución práctica antes de que pases vergüenza por no poder leer ni de lejos ni de cerca.

Pero, ¿Qué es lo que pasa cuando llegas a los 40? LA muy conocida y temida presbicia. A algunas personas les llega a los 40, a otras a los 45 y a otras cuantas no les llega. Sin embargo, es importante que tengas claro que la presbicia no es una patología sino una dificultad visual que aparece como una consecuencia natural al paso del tiempo.

También se le conoce como vista cansada y se caracteriza por ver objetos borrosos que se encuentras situados en un plano cercano, por eso es que sorprendemos a personas alejando los objetos para ver mejor; pero, si los alejan mucho, dejan de ver. La mejor forma de diagnosticarla y dándote una visita por tu óptica más cercana.

 

Si es hora de que empieces a utilizar este tipo de lentes, hemos preparado estos consejos para que te vayas habituando a ellas:

  1. A diferencia de los bifocales, estos sí tienen visión intermedia. Hace algunos años, las conocidas gafas bifocales eran la solución más práctica para esto. Este tipo de lentes se caracterizan por tener dos áreas de graduación diferentes: Una para ver de lejos y otra para ver de cerca, que es la pequeña media luna que se ve en los lentes bifocales. Gracias a los avances tecnológicos, las gafas bifocales permiten que uno tenga un campo de visión a nivel intermedio para que el cambio entre una distancia lejana y cercana no sea brusco.
  2. Es completamente falso que, al usar lentes progresivos, se vean borrosos los lados. Era común que esto sucediera antes, pero la tecnología ha permito que los lentes progresivos proporcionen un campo de visión amplio sin importar cuál es la dirección hacia la que se enfoque la vista.
  3. Se recomienda usar lentes grandes. ¿Por qué? Como ya te explicamos antes, hay diferentes distancias graduadas en las gafas progresivas; por lo tanto, entre mayor sea el tamaño del del lente, más espacio habrá para los diferentes campos de visión y la adaptación será más cómoda. Así mismo, trata de elegir un marco amplio que le dé más espacio al lente.
  4. En términos estéticos, las gafas progresivas se ven exactamente iguales a cualquier otro tipo de lente. Además, están pensadas para que las uses en cualquier actividad de tu vida diaria. Son un gran acompañante.

Por último, su adaptación varía según la persona que la use. Para esto, lo más recomendado es encontrar una óptica que utilice tecnología de punta para que así ningún campo de visión esté limitado y no haya problema alguno para adaptarse a ellas.


Recuerda, tus ojos son uno de los tesoros más preciados de tu cuerpo y debes cuidarlos con los mejores productos. No escatimes en gastos cuando de tu salud se trata.